Una tendencia que cada dia va a mas

Ayer precisamente leía una noticia que me llamaba mucho la atención y es que una importante empresa de juguetería está pensando en cerrar sus tiendas en Estados Unidos incluso en España, al parecer la campaña de Navidad pasada fue muy débil y parece que se han llegado a rendir en vez de mejorar y seguir adelante. Yo la verdad es que tengo un punto de vista diferente yo creo que el motivo de su cierre es porque quieren dejar solo sus tiendas online, la gente se ha dado cuenta que es posible comprar de una manera más cómoda, de una manera más barata con esta opción y no dudan en elegirla enseguida. El uso de internet crece a pasos agigantados, cada día son más las empresas que se suben al carro y más las personas que no dudan en aprovecharse de las ventajas que les ofrecen, las tiendas online tienen mucho para ofrecernos y son muy pocos los que quieren perdérselo, la gran mayoría ha dado un paso más y ahora se encuentra en esa etapa en la que ni siquiera se molesta en ir a comprar a una farmacia.

Y es que este tipo de ventas se ha expandido de forma inmediata, lo que queramos comprar a través de la red de redes se encuentra sin problema y en tiempo record, para muestra podemos ver esas páginas web en las que se compra directamente en china, páginas que gustan mucho a la gente y que cada día tiene mucho más adeptos a sus espaldas. Lo mismo ocurre con las papelerías online desde luego no podía dejármelas en el tintero, de un tiempo a esta parte cualquier hijo de vecino prefiere comprar el material de sus hijos en un sitio como este, cualquiera se atreve y lo mismo ocurre a la hora de comprar cosas de oficina que desde luego nadie pierde el tiempo en ir a una tienda física.

Como vemos las cosas van cambiando cada día más, y claro como no podía ser de otra manera internet ya se encuentra a la cabeza, desgraciadamente no será la única tienda que tendrá que cerrar sus puertas, a este paso la gente solo quedará para trabajar como repartidores ya que las ventas online seguirán creciendo con el tiempo y nada quedará de esa tienda física en la que hemos comprado toda la vida.